Horario: 10.00-20.00 Lun-Vie
consulta 55685056

Tóxina botulínica.

Tóxina botulínica.

Dr. Xavier Sánchez García

La toxina botulínica tipo A,  más conocida como Botox®, es una substancia que se utiliza de manera principal para la reducción o eliminación cosmética de las lineas de expresión en el rostro. Es el fármaco que más ha revolucionado el mundo de la cirugía plástica estética.

Es conocida regularmente como Botox® del laboratorio Allergan: Funciona para eliminar las famosas patas de gallo y las arrugas de la frente y el entrecejo, nos ayuda a modificar una sonrisa que enseña demasiado los dientes o la posición de tristeza de los ángulos de la boca. También es muy utilizada en la eliminación de las lineas por actividad exagerada de los musculos del cuello. ¿Cómo funciona Botox ®?

Botox ® funciona debilitando la actividad de ciertos músculos, disminuyendo su fuerza y movimiento, mejorando por lo tanto las líneas de expresión, esta sustancia, inyectada en pequeñísimas cantidades a nivel de las arrugas faciales, logra la disminución de las mismas de forma prolongada, sin alterar la expresividad.

El resultado aparece de forma gradual al cabo de unos días, lo que supone una ventaja para el paciente, ya que no se advertirá un cambio brusco en su aspecto. El efecto total en algunos pacientes puede llevar hasta dos semanas. Este efecto dura aproximadamente entre cuatro y seis meses, o en algunos casos mas tiempo.

Principalmente se utiliza para el tratamiento de las arrugas de la frente, del entrecejo, y las llamadas “patas de gallo”, además su uso es posible en otras zonas.

El tratamiento puede ser repetido sin problemas, según la necesidad de la persona. Existen estudios en pacientes sometidos a tratamiento de manera constante durante periodos de hasta 10 años, sin presentar complicaciones ni pérdida de la eficacia. Sin embargo existe una probabilidad baja, de provocar tolerancia al Botox ® , y que los resultados duren menos.

-Aplicación y cuidados-

Antes de un tratamiento con toxina botulínica Botox® se realiza una consulta con el paciente, con la finalidad de explicar el procedimiento con exactitud, informar sobre posibles riesgos y efectos secundarios, describir las perspectivas de éxito, aclarar dudas, o dado el caso indicar tratamientos alternativos. La aplicación de toxina botulínica se realiza en consultorio, de acuerdo a la planificación basada en los deseos y necesidades de cada paciente.

Para realizar el tratamiento, se aplican pequeñas cantidades de la sustancia. Se utilizan inyecciones con aguja muy delgada, en los sitios donde se ubican las líneas de expresión, con la finalidad de disminuir la actividad de los músculos correspondientes. El paciente puede notar una pequeña molestia durante la aplicación que suele definirse como leve escozor. La molestia es muy ligera. La aplicación lleva en promedio aproximadamente unos cinco a diez minutos.